Divorcio contencioso

Introducción al divorcio contencioso.

Cuando ambas partes se encuentran demasiado enfrentadas y no es posible llegar a acuerdos ni siquiera sobre aspectos puntuales del divorcio, se hace necesario acudir al divorcio contencioso. Desde AC2R Abogados tratamos en todo momento de que el procedimiento elegido sea el divorcio de mutuo acuerdo, puesto que es el más favorable para ambos, tanto económica como emocionalmente. Sin embargo, una vez llegado el punto en el que se comprueba que la opción del divorcio de mutuo acuerdo no es posible, desde AC2R Abogados preparamos la mejor estrategia procesal para nuestro cliente.

Llegados a este punto, es importante tener en cuenta que el abogado que haya estado asesorando a ambas partes con la finalidad de llegar a un divorcio de mutuo acuerdo, representando a ambas partes, NO PODRÁ CONTINUAR DEFENDIENDO A NINGUNO DE ELLOS en la fase de divorcio contencioso. Por ello, aunque se intente llegar a un divorcio de mutuo acuerdo, a menos que ambas partes lo tengan muy claro, es importante que cada uno de ellos cuente con una representación distinta, ya que si al final las negociaciones se complican y hay que acudir a la figura del divorcio contencioso, ambos tendrán que buscar un nuevo abogado.

¿Cómo se tramita un divorcio contencioso?

Una vez descartada la posibilidad del divorcio de mutuo acuerdo, la tramitación del divorcio contencioso comienza con la interposición de una demanda ante el Juzgado. Una vez admitida a trámite por el Juzgado, se da traslado de la demanda a la otra parte para que presente contestación a la misma. En este punto caben varias opciones. El demandado puede manifestar su conformidad con lo que plantea la otra parte (estos casos son prácticamente inexistentes, pues de estar conforme se habría hecho por mutuo acuerdo), puede contestar la demanda oponiéndose a las peticiones formuladas por el otro y proponiendo la adopción de otras medidas distintas, o bien puede dejar el pasar el plazo sin contestar y que el Juzgado lo declare en rebeldía. En estos casos, el procedimiento continuará sin esta parte declarada en rebeldía. Adicionalmente, la parte demandada puede formular reconvención, que es una demanda contra el demandante original, proponiendo la adopción de medidas que no hayan sido contempladas en la demanda inicial (solicitando una pensión compensatoria, por ejemplo).

Tras la demanda, contestación y reconvención, en su caso, se procede a celebrar el juicio de divorcio, en el cual cada parte practicará las pruebas que estime convenientes para defender sus intereses y, tras el juicio, el Juez dictará sentencia de divorcio acordando las medidas que estime oportunas. La sentencia de divorcio puede recurrirse en apelación ante la Audiencia Provincial en el caso de no estar conformes con la misma.

¿Qué son las medidas provisionales?

Las medidas provisionales son precisamente eso: medidas cuya adopción se solicita al Juzgado mientras dura el procedimiento de divorcio. Se pueden solicitar antes de interponer la demanda o junto con la demanda. Se trata de medidas como por ejemplo la custodia de los hijos, pensiones de alimentos, etc. El procedimiento para la adopción de medidas provisionales es muy similar al procedimiento de divorcio, celebrándose una audiencia ante el Juzgado antes de la adopción de medidas provisionales para que cada parte alegue lo que estime conveniente sobre dichas medidas. Tras la celebración de la audiencia, el Juzgado dictará un auto acordando las medidas que estime convenientes, que estarán vigentes hasta que se dicte sentencia definitiva, en cuyo caso, serán reemplazadas por las medidas acordadas en sentencia.

En AC2R Abogados tramitamos su divorcio contencioso asesorándole y planificando la mejor estrategia para la defensa de sus intereses. Consúltenos sin compromiso y resolveremos todas sus dudas.