Seguro de defensa jurídica

¿En qué consiste el seguro de defensa jurídica?

Todos los seguros obligatorios de vehículos llevan incorporado un seguro de defensa jurídica. Mediante este seguro de defensa jurídica el asegurado puede reclamar todos los perjuicios que se le hayan ocasionado a raíz de un accidente de tráfico. La compañía de seguros pondrá a disposición del asegurado a sus tramitadores y abogados para realizar la reclamación. Sin embargo, el asegurado puede elegir a los abogados que estime convenientes aunque no sean abogados de su compañía de seguros y será la aseguradora la que tendrá que pagar los honorarios de estos abogados hasta el límite de cobertura.

En las condiciones particulares de todas las pólizas existe un apartado sobre el seguro de defensa jurídica que establece el importe máximo que la compañía aseguradora abonará por este concepto. Normalmente se trata de cantidades más que suficientes para la mayoría de accidentes. No obstante, si el importe de los honorarios (que suele ir en función del importe de la indemnización: cuanto más cobre el asegurado más cobra el abogado) supera al importe del seguro de defensa jurídica, eso no significa que el asegurado tenga que conformarse con los abogados de la compañía sino que la compañía pagará el máximo establecido en la póliza y el asegurado se encargará de abonar la diferencia. No obstante, estos casos se corresponden con aquellos en los que el asegurado ha recibido una indemnización por un importe muy elevado y, consecuentemente, los honorarios de los profesionales que le han ayudado a obtener esa indemnización, también son más altos.

Las ventajas de contar con un abogado distinto al de la compañía aseguradora son numerosas. Entre las más destacadas nos encontramos con que se trata de un abogado independiente, no es un abogado que deba seguir las instrucciones de la compañía aseguradora, sino que tan solo seguirá las instrucciones que le de su cliente. Otra ventaja a tener muy en cuenta es que se trata de un abogado que asesorará a su cliente incluso contra los intereses de la propia compañía. En el caso de abogados de compañía esto no es así, pues se produce un conflicto de intereses entre el asegurado y su propia compañía y el abogado de la aseguradora no debe asesorar a las dos partes enfrentadas.

Si decide encargarnos la reclamación por su accidente, desde AC2R Abogados realizaremos todas las gestiones necesarias para concertar el pago de nuestros servicios por parte de la compañía aseguradora. Contacte con nosotros y le informaremos sin compromiso.